Leave a comment

Podemos, primera fuerza

Nadie lo habría dicho hace un año. Sólo seis meses atrás, en vísperas de las elecciones europeas, ni siquiera lo vislumbraban las encuestas. Hoy, sin embargo, se perfila con trazos cada vez más firmes como una realidad insoslayable. Podemos, el nuevo partido nacido de la rabia en las calles, los jóvenes profesores que cuestionan de arriba a a abajo el sistema alumbrado en la Transición, rompe con la hegemonía intercambiable del PP y el PSOE, hace trizas el juego bipartidista e irrumpe como un ciclón en el panorama político. De celebrarse hoy elecciones generales, ellos serían los ganadores con un 28,3% de los votos.

El ascenso de Podemos ha sido meteórico, como una explosión. Un auténtico big bang. El pasado mayo, en los comicios europeos, Podemos sorprendía al país cosechando 1,2 millones de votos, el 7,9% de los sufragios, que le permitían estrenarse en el Parlamento de Estrasburgo con cinco escaños. Tres meses después, a finales de agosto, la encuesta de principio de curso de EL MUNDO, multiplicaba casi por tres su intención de voto -hasta el 21,2%- lo que le situaba como la tercera opción política a sólo un punto del PSOE y a nueve del PP. Hoy, el sorpasso se consuma y no sólo sobre los socialistas; también sobre los populares.

El sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO presenta a Podemos como primera fuerza, con una intención de voto casi cuatro veces mayor que la que obtuvo en las europeas, superando en dos puntos al PP -que lograría un 26,3% de los sufragios- y en más de siete al PSOE, que apenas recabaría el 20%.

Con estos resultados, el Congreso de los Diputados se dividiría en tres bloques – predominando la izquierda- y media docena de minigrupos, ninguno de los cuales llegaría al 5% de representación.

Los pactos para formar un Gobierno sólido serían muy difíciles. Las dos posibilidades que se abren presentan enormes complicaciones: acuerdo Podemos-PSOE, o bien gran coalición PSOE-PP.

En ambos casos, el futuro de los socialistas se presentaría oscuro, al borde de la disolución, fagocitado por el empuje novedoso del partido de Iglesias, o condenado al desahucio definitivo de sus votantes tradicionales, para los que sería impensable ir de la mano de la derecha.

El escenario que dibuja la encuesta bien puede calificarse de histórico. Nunca ha sucedido algo igual: surgir de la nada y hacerse con la victoria de un plumazo, atrayendo como un imán el malestar, la decepción, las ganas de cambio e incluso de ruptura de una gran parte de la ciudadanía.

Las razones de este vuelco impresionante están a la vista de todos, aunque las dos formaciones tradicionales las hayan intentado obviar: los sacrificios impuestos a sangre y fuego para superar la crisis, la corrupción rampante de algunos mientras la mayoría se ahoga o la falta de perspectivas para los jóvenes son algunas de ellas.

Si los datos que cosechan PP y PSOE se comparan con los que obtuvieron hace tres años en las elecciones generales, el descalabro se dibuja en toda su dimensión.

El PP se deja 18 puntos

El PP se ha dejado en el camino 18 puntos y el PSOE, casi nueve. Los pronósticos actuales dinamitan la teoría del suelo fijo de votantes, o bien éste se sitúa mucho más abajo de lo que se pensaba. El desplome de la formación gobernante, el PP, es quizá el más llamativo. El 44,6% que le aupó a la victoria con mayoría absoluta se ha desvanecido en sólo tres años. Nunca antes el favor de los ciudadanos había durado tan poco.

El rechazo de los españoles hacia este partido y su Gobierno es cada vez mayor. Apenas un 14,6% tiene de Mariano Rajoy una imagen buena, frente a un 56,5% que lo valora mal o muy mal. Y en este grupo se incluye uno de cada cinco de los que le dieron su voto. El porcentaje de los que le rechazan se dispara entre los más jóvenes hasta superar el 68%. Rajoy es un presidente con el que a todas luces no conectan.

Pero si la imagen del líder está maltrecha, la del conjunto del Gobierno es ruinosa. Menos de un 10% lo valora bien frente a un 63% que lo suspende sin paliativos, incluido uno de cada tres votantes populares. Y pese a estos porcentajes, Rajoy se resiste a hacer cambios. Su intención declarada es agotar la legislatura con las mismas caras con que la empezó.

La deriva del PSOE en los últimos tres años ha sido también penosa. Cierto es que partían de una derrota electoral, pero lejos de iniciar el proceso de regeneración no han hecho sino ahondar en su desgracia. El nuevo liderazgo de Pedro Sánchez ha sido bien acogido, pero quizá llegue demasiado tarde, cuando la base electoral del partido ya ha sido minada por las fuerzas populistas de nuevo cuño.

Los votantes socialistas, especialmente los jóvenes, se han cansado de esperar. El PSOE supo encarnar hace tres décadas el espíritu del cambio pero de aquel empuje y de aquella capacidad para enganchar con la calle apenas queda nada. Ahora, es Podemos la formación que pretende liderar esta segunda transición postdemocrática y, por el momento, una gran parte de la población dice sentirse ilusionada con su mensaje: el de hacer saltar por los aires eso que ellos definen como casta y que no es sino el sistema tradicional de partidos, el engranaje del poder que ha ido acumulando óxido.

Izquierda Unida y UPyD

El caso es que la nueva fuerza encabezada por Pablo Iglesias ha entrado en el panorama político nacional robando adeptos a diestro y siniestro. Con su aparición no sólo quedan gravemente heridos los dos grandes, también se han frenado de raíz las buenas expectativas que acariciaban otros más pequeños.

Es el caso de Izquierda Unida -4,2%-, que pierde casi tres puntos respecto al resultado que logró en las generales y convierte en un mero espejismo el 10% de los votos que obtuvo en los comicios europeos.

IU, a diferencia de PP y PSOE, sí ha acompañado a las mareas sociales de descontento por los recortes y el aumento de la pobreza, pero la corrupción, que también ha prendido en sus filas, y un apego a las viejas estructuras partidarias han jugado decisivamente en su contra.

Para UPyD las cosas no pintan mejor. La intención de voto que el sondeo le concede -4,5%- es incluso dos décimas menor que lo que consiguió en las urnas hace tres años y se sitúa dos puntos por debajo de su cosecha en las europeas. Su historia puede acabar siendo la de un despegue exitoso truncado prematuramente. La capacidad del pequeño partido por trasladar mensajes claros y cercanos, la fuerza de su líder y su empeño por la transparencia impulsó a UPyD de manera notable. Después, los enfrentamientos internos, los personalismos y la incapacidad para abrir horizontes pactando con otros grupos nuevos, como ha sucedido con las fracasadas conversaciones con Ciudadanos, le han cortado las alas.

El sondeo también incluye a las formaciones nacionalistas que, en el caso de las catalanas, no pueden escapar del potente efecto secesionista. CiU perdería hoy la cuarta parte de los votos que logró en las elecciones generales de noviembre de 2011. Así, pasaría de aquel 4,2% a un 3%. Su caída es absorbida por ERC, que saltaría del 1,1% obtenido hace tres años a una intención de voto del 2,8%. Hace sólo tres meses, los republicanos contaban con unas previsiones del 3,3%, según el sondeo de principios de curso de EL MUNDO. Así pues, todo indica que el éxito formal de la consulta del 9-N un buen número de votantes se lo atribuye a CiU.

Por lo que se refiere a los partidos vascos, el PNV demuestra una vez más que lo suyo sí es contar con una bolsa de votantes cautivos. Su variación respecto a las generales es muy pequeña: dos décimas abajo. Amaiur, por su parte, perdería casi medio punto, probablemente también carcomida por el efecto Podemos.

Source: EL MUNDO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: